García afirma que la rescisión de los derechos de los ciudadanos de la UE puede ser uno de los efectos “no deseados” del Brexit