El Gobierno gibraltareño acusa al GSD de «no tener ni idea de medio ambiente ni de la calidad del aire»