Los intereses de Estados Unidos «son mejor servidos con Gibraltar en manos del Reino Unido», dice García