Los Juegos del Estrecho, unidad y armonía