Josep Borrell y la cartera de Exteriores