La llegada de Borrell a Exteriores genera las primeras reacciones entre la clase política