Los controles en la frontera con Gibraltar incrementan las detenciones por reclamaciones judiciales