Las Grandes Industrias, pulmón de empleo