Los plásticos inundan el arroyo del Chorreón