Doctor Carlos de Sola Earle: En casa del herrero, cuchara de palo