Según el socialdemócrata Roy Clinton el Ministro Principal no puede imponer un Tratado Fiscal que no ha sido aprobado por el Parlamento