La Policía para un taxi pirata que transportaba a tres marroquíes desde Cartaya