Algo más que Palabras: ‘Simientes de hostilidad nos ciegan’