Un cabo de la Guardia Civil, de baja, detenido cinco años después por blanqueo de capitales