El coche más vendido del mundo sigue causando furor 50 años después