El PIVG acusa al Gobierno de San Roque de «hacer política de escaparate»