El colectivo gitano no quiere ocupar el vagón de cola de nuestra sociedad