El propietario de un chiringuito abonará un canon de 5.500 euros por temporada