Jordi Roger reconoce que la segunda vuelta de la Balona está siendo «muy mala»