El proyecto de Endesa y Migres permite detectar hasta diez parejas de águila pescadora