Una Romería sin patrón, pero con estandarte