Preocupa el «paro crónico» en La Línea