Algo más que palabras: Retóricas repelentes