Los ‘sherpas’ llegan al Corredor Verde