Comienza la cuenta atrás para el «colapso» del Centro de Menores