Los cabecillas detenidos en la ‘Operación Green’ trabajaron como lugartenientes de otras organizaciones