Una seguridad «deficiente» en la Feria