El ‘Cole de las emociones’ sigue traspasando fronteras