La presión policial funciona, nuevo palo al tráfico de hachís