«Estamos siendo tratados como españoles de segunda»