Fermín Cabezas, el mejor compañero que se podía tener