“El cierre lo vivimos como una tragedia”