El algecireño Juan Carlos Ocaña pone música a los últimos de Filipinas