Mane Cisneros: «África sonríe mucho más que nosotros»