La huelga en el servicio de autobuses, pendiente de un SERCLA