El Gobierno admite que la lucha contra el narcotráfico «no es una pelea fácil»