La responsabilidad de la AGI