La campaña del corcho en Murta genera unos 3.500 quintales castellanos