ARCGISA necesita «soluciones sin partidismos»