Los sondeos en el cementerio antiguo de Jimena confirman la existencia de represaliados