La primera ‘playa sin humo’ de la Costa del Sol