Ecologistas y vecinos con palas para protestar por el tapón en la bocana del Guadiaro