El Río Hozgarganta, una tumba para miles de peces