Verdemar condena los ‘malos humos’ de las navieras