Equo teme que la Bahía se convierta «en un cementerio de playas, flora y fauna»