Aprender a sobrevivir gracias al valor y al compañerismo y no al 4G, así es el Premio Duque de Edimburgo