El penalti de Tomás vale para que la Balona no conozca la derrota