Podemos teme que la Bahía se convierta en «una gran gasolinera»