El temporal tapona de nuevo la desembocadura del río Guadiaro