Casemates Square se viste una vez más de rojo y blanco